¿Es posible prescindir de la publicidad?

Tal vez no pocas empresas hayan pensado en la posibilidad de comenzar a ofrecer sus productos y servicios sin necesidad de publicitarlos. Esto suele suceder con las pequeñas y medianas empresas, cuyos presupuestos son a veces muy bajos como para poder incursionar en el competitivo mundo de la publicidad. Sin embargo, si un emprendedor realmente quiere que su producto o servicio tenga razonables expectativas de éxito, la publicidad es fundamental.

Ciertamente, una pequeña empresa puede prescindir de un gran presupuesto en publicidad. Pero esto no significa que pueda desechar la publicidad como un todo. Existen interesantes alternativas publicitarias de bajo coste, como el tradicional volanteo, los afiches y el boca a boca. Asimismo, hoy en día la expansión de las redes sociales y la mensajería instantánea permiten llegar a un interesante número de personas sin apenas invertir en publicidad.

Para quien desee emprender con éxito, la publicidad es realmente indispensable. Aunque se cuente con un presupuesto modesto, la publicidad es un aspecto fundamental que todo plan de negocios debe prever. Si el bien o servicio ofrece una propuesta de valor realmente atrayente, la publicidad tradicional sencilla puede tener mucho éxito.